10 culpas de las debemos liberarnos para ser felices


¿Estás cansado de sentirte culpable todo el tiempo? ¿De hacer lo que esperan de ti en vez de hacer lo que tú quieres hacer?


Muchas veces, las opiniones de los demás nos importan mucho más de lo que admitimos. Nos preocupamos por ser lo que esperan de nosotros, hacemos lo que quieren que hagamos en vez de lo que queremos hacer, y nos sentimos mal cuando hacemos las cosas que nosotros queremos en vez de lo que ellos quieren.


De esta forma, empezamos a sentirnos culpables todo el tiempo y a vivir cargados de culpas innecesarias que nos quitan nuestra tranquilidad.


Así que si quieres vivir tranquilo y dejar de preocuparte tanto por lo que piensan los demás, empieza por deja ir estas 10 culpas de las debemos liberarnos para ser felices:


1. Sentirnos culpables por poner nuestro bienestar primero


Casi siempre sabemos lo que más nos conviene, lo que deseamos, lo que queremos hacer. Sin embargo, muchas veces no lo hacemos: en vez de hacer lo que queremos y lo que nos conviene, optamos por complacer a los demás. ¿Por qué? Porque tenemos un profundo deseo de que nos acepten y nos quieran, de pertenecer a algo más grande que nosotros.


Sin embargo, si nosotros no ponemos primero nuestro bienestar, ¿quién va a hacerlo? Si nosotros no hacemos lo que más nos conviene a nosotros, ¿quién lo hará?


En nuestra vida nos enseñan que "ser bueno" es poner el bienestar de los demás por encima del propio, y que priorizar nuestro bienestar es "egoísta". Sin embargo, estar bien, sentirte feliz y vivir plenamente es tu prioridad principal, tu primera responsabilidad, tu propósito primordial. Después de todo, si nosotros no estamos bien, ¿qué bienestar vamos a poder crear en la vida de los demás?


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


2. Sentirnos culpables por descansar y tomarnos un poco de tiempo para no hacer nada


Decir que vivimos en un mundo vertiginoso no empieza ni a describir la velocidad e intensidad que han cobrado nuestra existencia: nos encontramos bajo cientos de estímulos simultáneos, rodeados de información, ruido, personas, imágenes. Vivimos deseando y persiguiendo el éxito, la riqueza y miles de cosas más, y no agradecemos al Universo por lo que ya tenemos. Trabajamos hasta el cansancio, desgastando nuestra salud física, mental y espiritual, hasta el punto de perder nuestras ganas de vivir, nuestra conciencia de lo que de verdad importa, y en el peor de los casos, hasta perdemos nuestra fe.


¿Lo peor? Con el tiempo, empezamos a creer que esta es la manera correcta de vivir: persiguiendo el paraíso que nos dijeron que debíamos perseguir en vez de detenernos un momento y darnos cuenta de que, aquí y ahora, ya estamos en el paraíso, ya somos todo lo que debemos ser, ya tenemos todo lo que necesitamos para ser felices.


Vivir corriendo nos desgasta: desgasta nuestra mente, desgasta nuestro cuerpo y nos desconecta de nuestra alma. Sin embargo, cuando nos tomamos un tiempo para descansar, para desconectarnos del ruido, para recargar nuestras energías, nos sentimos culpables porque “no estamos haciendo nada”, porque “estamos siendo perezosos”, porque no estamos trabajando.


Sin embargo, ha sido comprobado una y otra vez que nuestra mente y nuestro cuerpo necesitan desconexión, descanso y relajación para reponerse, para estar bien, para funcionar de la mejor manera posible, para aprovechar el potencial ilimitado que tenemos.


Así que la próxima vez que tu cuerpo te pida un descanso, dáselo sin sentirte culpable! Cuando tu mente esté tan cansada que no da más, detente por un momento, entra en silencio, sal a caminar, respira profundo. Escucha lo que te piden tu cuerpo


La próxima vez que te sorprendas regañándote a ti mismo por descansar, porque “no estás haciendo nada”, recuérdate que sí estás haciendo algo muy importante: descansando!


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


3. Sentirnos culpables porque nos equivocamos


Todos cometemos errores. El error es parte de nuestra naturaleza, es una de nuestras formas más comunes de aprender las lecciones que nos hacen más sabios y, desde esta sabiduría, que nos hacen mejores personas.


Nuestra sociedad condena las equivocaciones y teme al error porque los asocia con el fracaso. Sin embargo, al final del día son ellos quienes están equivocados. Cometer errores nos permite descubrir quiénes somos y quiénes no somos, nos hace más fuertes, nos permite crecer y cambiar, nos enseña las más grandes lecciones; el verdadero fracaso es sentir tanto miedo a equivocarnos y estar tan cargados de culpas innecesarias que se nos olvida vivir.


No te sientas culpable por equivocarte: si te equivocas, asume la responsabilidad de tus errores con madurez, arregla lo que puedas arreglar, aprende con humildad y sigue adelante. Recuerda: si te equivocaste, fue porque al menos tuviste el coraje de hacer algo!


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


4. Sentirnos culpables porque somos vulnerables


Hoy en día, pensamos que estar abiertos a sentir (una las mejores cosas de vida) nos hace vulnerables porque le permite a las personas herirnos y hacernos daño. Pero no caigas en la trampa de pensar que sentir es peligroso! Cuando nos da miedo sentir, nos cerramos a la vida, al amor, a la compasión, y empezamos a vivir sin color, sin sentimiento, sin belleza, sin pasión. Vivir así nos hace más daño que cualquier otra cosa: nos convierte en seres duros, fríos e inhumanos, capaces de ser crueles, incapaces de sentir compasión, vacíos de bondad.


La próxima vez que te sientas culpable por ser vulnerable, recuerda que la vulnerabilidad tiene un gran poder: somos vulnerables porque somos capaces de sentir, porque somos capaces de amar, porque las cosas nos importan, y el amor nos hace más fuertes, más sabios, más grandes. En nuestra capacidad de amar reside nuestra luz, lo que nos permite dar lo mejor de nosotros, brillar y cumplir nuestro propósito en la vida.

En vez de tener miedo, sentirte culpable y cerrarte, ábrete a sentir. Sólo así te abrirás a las mejores cosas de la vida.


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


5. Sentirnos culpables cuando hacemos algo sólo porque nos hace felices


No te sientas culpable por hacer lo que te hace feliz, por hacer más de lo que llena tu vida de alegría. Nuestra luz es la luz de la dicha: cuando somos felices, brillamos y hacemos el mundo un lugar más bonito, más radiante. Así, cuando sentimos alegría y la compartimos, creamos alegría en el mundo de los demás.


Teniendo esto en cuenta, ¿cómo podría ser “malo” hacer lo que nos hace felices? Tu felicidad es tu responsabilidad, y sólo tú sabes lo que más felicidad te genera.


Haz más de lo que te hace feliz y te sorprenderá lo feliz que empezarás a hacer, no sólo tu vida, sino las vidas de los demás!


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


6. Sentirnos culpables porque algo o alguien nos importa mucho


Sentir amor es una de las cosas que más fuertes nos hace, así nuestra sociedad nos diga que nos hace “débiles”, que nos deja “vulnerables”. El amor es lo que nos permite ser mejores personas: el amor por nosotros mismos, el amor por la vida, el amor por los demás, el amor por Dios, el Universo, el Poder de Vida.


Nunca vuelvas a sentirte culpable porque algo te importa, porque amas: el amor siempre es la respuesta.


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


7. Sentirnos culpables por sentir miedo


No sientas culpa por sentir miedo: todos sentimos miedo de vez en cuando! No te castigues por sentir miedo: más bien, la próxima vez que sientas miedo, recuérdate que todo está bien, que todo está ocurriendo como debe ocurrir en el plan divino, que el amor incondicional de Dios y del Universo te protege, que siempre estás a salvo y seguro. Cambia tu miedo por un poco de fe y verás cómo se transforma tu vida.


No permitas que el miedo y la culpa te lleven a pasar la mayor parte de tu existencia viviendo en tu zona de confort: haciendo lo que siempre haces, pensando lo que siempre piensas, viviendo las rutinas que siempre vives.


Libérate de la culpa permitiéndote ser y sentir. Libérate del miedo por medio de la fe y la certeza. Recuerda: quien vive atemorizado no puede estar realmente vivo y toda sanación es una liberación del miedo!


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


8. Sentirnos culpables por necesitar espacios para estar a solas y en silencio


Es normal necesitar tiempo para estar a solas, para estar contigo. Es maravilloso desear espacios en los que podamos estar en silencio, ya que en el silencio nos conectamos con nuestra alma y en el silencio está Dios.


Sacar espacios para reconectarte contigo mismo, para disfrutar de estar a solas, para no “ser algo” sino simplemente ser fortalece tu relación contigo mismo y te permite acercarte cada vez más a tu alma, a tu Yo interior, a tu verdadero Ser.


Entre más espacios saques para estar a solas contigo mismo, para practicar el silencio, ser tú mismo y disfrutar la quietud, más conectado estarás con tu alma, y entre más conectado estés con tu alma, mejor será tu vida.


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


9. Sentirnos culpables por sentirnos solitarios


De tanto en tanto, todos nos sentimos un poco solitarios, deseamos un poco de compañía, queremos tener alguien con quien compartir. Sentir esto es perfectamente normal: todos tenemos un deseo profundo de conectarnos con los demás, de volver a ser uno con el todo, de reconectarnos con nuestro Yo interior, con nuestro Ser verdadero, con nuestra alma. ¿Por qué? Porque antes de venir a este mundo, vivíamos en la unidad perfecta con el Poder de Vida, con Dios, con el Universo, con la Fuente, con Todo lo Que Es y vivíamos en un estado de amor incondicional, felicidad y plenitud tal que añoramos volver a él con todo nuestro ser.


Por este motivo, durante toda nuestra vida, deseamos y buscamos conexión, unirnos, ser parte de algo más grande.


Así que la próxima vez que te sientas un poco solitario, que desees una conexión, que quieras pertenecer, no te sientas culpables: recuérdate a ti mismo que es normal añorar un poco de conexión, desear unirnos, buscar ser parte de algo más grande, y que a todos nos pasa. Es parte de nuestra naturaleza!


Sin embargo, no lo olvides que nunca estás solo: el Poder de Vida siempre te acompaña y el Universo entero está en ti. Busca en tu interior, y en tu alma encontrarás todo lo que siempre habías deseado.


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz


10. Sentirnos culpables porque nos gusten ciertas cosas y porque no nos gusten ciertas otras


Hay tantos gustos como personas en este mundo, y eso está bien. Saber lo que te gusta y lo que no te gusta habla mucho de ti: significa que te conoces profundamente. ¿Qué tiene eso de malo? Tus gustos son parte de lo que te hace quién eres, y el Universo te hizo como eres porque así quería que fueras!


Tus gustos te permiten descubrir tus talentos innatos para cumplir tu propósito en la vida, y lo que no te gusta da fe de lo que crees, de lo que no eres, de lo que no eliges, y eso es integridad.


Dejemos de preocuparnos tanto por lo que piensan los demás: cada quién es como es, a cada quién le gustan ciertas cosas y no le gustan ciertas otras, y eso está bien. Como dicen los sabios, “Cada quien a lo suyo y sin juzgar”!


No te limites a ser lo que esperan de ti, lo que quieren que seas. Sé: conócete a ti mismo, permítete ser quien eres y vive tu verdad.


muy muy feliz alegria felicidad psicologia amor fe espiritualidad bienestar motivacion inspiracion espiritual alegre consejos apoyo calidad de vida respuestas buenavida serfeliz estarbien sermasfeliz vivirbien psicologiaespiritual calidaddevida muymuyfeliz



La culpa es veneno para el alma: intoxica tu cuerpo, atormenta tu mente y te desconecta de tu bienestar y felicidad interior.


Toma la iniciativa: no le des tanta importancia a las opiniones de los demás y más bien empieza a ser fiel a tu verdad. Recuerda: sólo cuando eres fiel a tu verdad puedes empezar a vivirla!


Vive tu vida, vive tu verdad, vive tu plenitud: no permitas que nadie te haga sentir culpable por vivir a tu manera. Después de todo, tu vida es tu más precioso regalo!



Gracias a:

-Zulma Reyo, “Alquimia interior”

-Deepak Chopra, “La receta de la felicidad”

-Dalai Lama, “El arte de la felicidad”

-Neale Donald Walsh, “Conversaciones con Dios”

-David Cameron Gikandi, “A Happy Pocket Full of Money”

-Eckhart Tolle, “El poder del ahora”

-Abraham Hicks, “Ask and it is Given”

-Louise Hay, “Usted puede sanar su vida”



Si quieres leer más sobre este tema, te recomendamos visitar los siguientes sitios:

-Lifehack

-El Vaso Medio Lleno

-Zen Habits

-Tiny Buddha

-The Positivity Blog

Laura Arboleda

Categorías